Guárdame los besos

Labios

Solo te pido que me guardes los besos. Y los abrazos.

En una maleta, en un sobre o en un frasco.

Solo te pido que no los dejes olvidados.

Que aunque, de modo distinto, me los sigas dando.

Solo te pido que mandes besos al aire,

que los caces al vuelo y me los regales más tarde.

Solo te pido que dejes hueco entre tus brazos

donde quepa mi cuerpo cuando nos veamos.

Solo te pido que me guardes tus besos.

Yo guardaré los míos para ti. Te lo prometo.

 

  Rosa Liñares

 

(Imagen de OpenClipart-Vectors en Pixabay)

Zapatos morados

Niña con tacones

Aquella tarde llegué cansada del trabajo, pero entré en casa con una sonrisa triunfal. En la bolsa que llevaba en mi mano izquierda portaba un gran tesoro.
Entré sin hacer mucho ruido y comprobé que Lucas aún no había llegado a casa. Respiré aliviada y dejé la bolsa sobre la cama. Me senté y me descalcé. Desaté con cuidado y parsimonia el enorme lazo rojo que cerraba la bolsa de cartón plastificado. En su interior había una caja de zapatos. Pero no eran unos zapatos cualquiera, eran “los zapatos”.

Seguir leyendo “Zapatos morados”

Gabriella

Gabriella

 

Era el primer día en aquel colegio y estaba atacada de los nervios. Vivía en un enfado permanente desde que nos habíamos mudado. Mis padres habían tomado la horrible decisión de cambiarnos de ciudad. Y de país. ¡Y hasta de continente! Hacía ya un mes que habíamos cruzado el charco y aún no me había hecho a la idea. No había hecho nuevos amigas. Yo quería estar con las mías, a miles de kilómetros. No me parecía justo. Ahora, en plena adolescencia, cuando por fin había conseguido que me hiciese caso el chico que me gustaba desde hacía años… me tuve que marchar.

Seguir leyendo “Gabriella”