La mujer de la ventana

Ventana

Era la hora del recreo y estábamos jugando en el patio que daba a la plaza rodeada de edificios. Saltábamos a la comba y paramos a descansar. Hicimos un pequeño corrillo mientras hablábamos y reíamos ajenas a lo que nos rodeaba.

En un momento dado miré hacia el edificio de la esquina; en la ventana del segundo piso una mujer mayor vestida de negro nos observaba con atención. Enmudecimos mirándola. Su rostro estaba serio y arrugado. Nos miraba fijamente sentada desde lo que parecía ser una mecedora. O una silla de ruedas, quizá… no lo teníamos muy claro. Ya la habíamos visto varias veces y nos daba miedo.

Nosotras, llenas de fingida valentía, le mantuvimos la mirada. Descaradas. Desafiantes.

De pronto, sin apartar su mirada escudriñadora, cayó hacia atrás. Como si algo tirase de ella de forma violenta. Y desapareció. Por unas décimas de segundo enmudecimos. Luego gritamos y echamos a correr. Le contamos lo que había pasado a la profesora que estaba de guardia, pero no quiso hacernos mucho caso.

Le mostramos la ventana tras la que habíamos visto desaparecer a la mujer  y esperamos durante unos interminables minutos a verla asomar de nuevo. Pero nada. Las cortinas grises y descoloridas permanecían descorridas e intactas. Nada parecía moverse en el interior.

Estábamos convencidas de que algo le había pasado a aquella mujer. Pero cuando regresamos a clase, remolonamente, la profesora que nos estaba esperando, al contarle lo sucedido, nos dijo que en aquella casa no vivía nadie. Sí había vivido una mujer en silla de ruedas, pero había muerto hacía ya unos cuantos años.

Durante días no dejamos de observar aquella ventana, por si volvíamos a ver a la mujer de negro, a pesar de que todos insistían en que había sido nuestra imaginación. Pero nosotras la habíamos visto. Y éramos tres. Demasiada casualidad que imaginásemos lo mismo…

6 comentarios en “La mujer de la ventana

  1. Me encantó tu texto. Tu forma de narrar engancha totalmente y me dan ganas de saber mucho más sobre esa mujer de la ventana y de si las chicas se animaron a investigar qué ocurría. Me ha parecido muy bueno y, sobre todo, me ha encantado tu estilo de narración. Muy efectivo y con un misterio latente del que me gustaría saber más y más.
    Un saludo grande y gracias por compartirlo.

    Le gusta a 1 persona

      1. En escritura se dice mucho lo de “menos es más”. No creo que seas simplona para nada sino al contrario. SIntetizas las oraciones y vas directa al grano, eso es muy bueno y lo que haces a mí me cuesta muchísimo. Además en tu texto siempre ocurre algo, siempre hay acción y eso hace que quieras seguir leyendo.
        Te digo que tu texto, al menos para mí, está muy, pero que muy bien escrito. Muchas gracias por lo de mis escritos, voy haciendo lo que puedo aunque tengo que retenerme de vez en cuando porque las historias se me van de las manos jaja.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      2. Celebro que lo veas así. La verdad es que yo soy muy de frases cortas. Y rotundas. Tanto para escribir como para leer. No me gustan los libros de frases interminables que abarcan cuatro líneas enteras sin una pausa, ni coma ni punto.
        Gracias por tus palabras. Y deja que las historias se te vayan de las manos, jeje.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s