Endiosar

Maradona

Hoy me he levantado con resaca. No de una borrachera; más bien de imágenes y comentarios sobre la noticia que ha acaparado todos los medios en las últimas cuarenta y ocho horas: la muerte de Maradona.

Y, llamadme tonta, pero no entiendo este endiosamiento. Incluso puedo decir que me irrita. Durante dos días la palabra dios ha ido unida al nombre del futbolista, como si realmente Diego fuese una deidad. Y no acabo de entenderlo.

Vaya por delante que yo no creo en ningún dios, pero siempre he creído que cuando  se otorga ese “estado de gracia” a alguien, tiene que tener unas virtudes supremas, en todos los aspectos de su vida. Una conducta intachable.

Y estos días he visto, incrédula, como se le perdonaban comportamientos deleznables de su vida por el mero hecho de haber sido un crack en lo suyo. El mejor (según dicen) de toda la historia del fútbol.

No entiendo mucho de fútbol, lo reconozco. No soy forofa. Y tampoco he sido nunca de tener ídolos. Pero ya puestos, ¿por qué no endiosar a otras personas que son unos cracs en lo suyo? Científicos que descubren vacunas que curan gente, profesores que consiguen que un niño con autismo apruebe sin problemas  porque buscan la mejor forma de enseñarle y que le guste aprender, médicos y enfermeras que trabajan doce horas seguidas con unos trajes especiales e insufribles para atender a enfermos y hacerles más llevadero su mal… Hay tantos…

Yo conozco a mucha gente que es maravillosamente buena en su trabajo. Auténticos cracs. Muchos, incluso, hacen cosas infinitamente más importantes que meter goles y ganar mundiales de fútbol. Existen excelentes médicos, profesores, carpinteros, electricistas… y hasta pescaderos o barrenderos. Cada uno puede ser buenísimo en lo suyo. Cada uno nos ha podido dar grandes alegrías. Y no por eso son dioses. Sin menospreciar su gran valor.

Quizá soy un poco puntillosa, pero reconozco que a veces se me hace muy difícil separar, en cuanto a personajes reconocidos, lo laboral de lo personal. Puede ser brillante en su carrera, pero si como persona tiene conductas totalmente reprochables, no puede ser un dios. No sirve como ejemplo de virtudes.

Ayer escuchaba cómo un hombre decía que, el pobre Diego era un buen hombre y todo lo malo que hizo lo hizo para él mismo, no para los demás. Bueno… eso es muy cuestionable. Dejemos a un lado el tema de la drogadicción porque es una enfermedad que cualquiera en un momento dado podríamos padecer, y ya bastante desgracia es. Pero ¿qué me decís de ser un maltratador? Cuando un hombre maltrata a una mujer… ¿se está haciendo daño a sí mismo y no a otra persona? ¡Venga ya! Es como si dicen de alguien: es un maravilloso cirujano, aunque después de realizar una operación a corazón abierto llega a casa y le da un paliza a su mujer. ¿Es perdonable? Yo creo que no. Así que yo no puedo separar al futbolista que era de la persona que era.

La marabunta de gente que se congregó para despedir a “su dios” me pareció completamente fuera de lugar. Cientos de personas agolpadas, la mayoría sin mascarillas, gritando… en plena pandemia. Me parece de una idiotez supina. Y no puedo evitar sentirme triste y defraudada con esta sociedad donde, me temo, los valores admirados son los equivocados. Una sociedad en la que gana diez veces más un futbolista que una médico o un maestro va por mal camino.

Ahora toca esperar el resultado de estos dos días de enajenación mental de tantos cientos de personas…

A pesar de todo, allá donde se haya ido Maradona, D.E.P.

4 comentarios en “Endiosar

  1. El otro día escuché en el autobús a dos adolescentes discutir sobre esto. La chica decía que no había que hacerle tantas fiestas a un señor que era un maltratador. El chico que era mentira, que había visto un documental y no decían nada de eso xD Al final la chica acabó pasando del chaval (que era el típico chulo guapete) y yo me sentí muy orgullosa, porque no cedió ni un ápice. Parece que esas cosas solo importan a algunos. Maltratar a una mujer sigue siendo un error menor, parece. O, al menos, depende de quién lo haga…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s