El cuadro

Retrato óleo

Tan solo quedaba un cuadro. Un retrato al óleo de una familia (aparentemente) feliz. Una vieja fotografía de una de aquellas navidades que parecían de cuento.

El paso del tiempo y la humedad habían hecho que la imagen se distorsionase e incluso se podían apreciar pequeñas grietas. El lienzo comenzaba a separarse del marco. Como la vida misma.

Había algo en aquel retrato familiar que llamaba la atención. Sus miradas no coincidían en mirar al mismo punto. Iban en distinta dirección. Él a un lado. Ella al otro. Como si hubiesen sacado la foto desde diferentes posiciones, dos cámaras, y cada uno de ellos se dirigió a diferente objetivo.

Paradojas de la vida. Si se hubiesen fijado en ese pequeño detalle antes, quizá hubiesen visto venir el deterioro inminente. Podrían haberlo restaurado.

Ahora solo quedaba un viejo cuadro desvencijado en una casa vacía.

(Imagen de Carlotta Silvestrini en Pixabay)

4 comentarios en “El cuadro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s