Adiós navidad

Luces árbol navidad

Me levanto con poco ánimo y menos ganas. Al salir de la cama siento la diferencia de temperatura y me estremezco al pensar el frío que hará fuera. Ha caído una buena helada.

Mientras desayuno, con mi nueva taza que me han traído los reyes magos en la que pone “no me hables hasta que me tome el café” (cómo me conocen…) pienso que falta algo. No sé qué es. Después de unos minutos devanándome los sesos para descubrir qué es lo que me produce esa sensación de faltar algo, me doy cuenta de que son las luces del árbol de navidad lo que echo en falta. El árbol permanece a oscuras en su rincón, esperando a ser desmontado y volver a su caja hasta dentro de once meses.

Normalmente, la misma tarde-noche del 6 de enero, ya desmonto el árbol. Me falta tiempo. Estoy deseando quitármelo de en medio, porque después de tres semanas viéndolo, ya me tiene harta. Pero este año están siendo tan raras las navidades que ayer ni siquiera me apetecía quitarlo. Sólo apagué las luces, para recordarme que las fiestas habían acabado.

Mientras tomo el café lo observo, con sus estrellas y bolas de lana que mi hija y yo hicimos a mano hace ya unos cuantos años y que volvemos a utilizar cada navidad. Y tengo sentimientos contradictorios. Ese árbol me gusta y lo aborrezco a partes iguales. Como la navidad misma. Son unas fechas que suelen saturarme y estresarme. Aunque reconozco que soy de las que disfrutan la nochebuena en compañía de toda la familia y los reyes siguen haciéndome ilusión como cuando era niña.

Ayer fue otra vez un día especial. Diferente, pero ilusionante. Como siempre, me sorprendo pensando lo buena que debo haber sido para que los reyes se porten tan bien conmigo. No estoy segura de que me merezca tanto. Además, ellos me conocen tan bien que nunca fallan. Sigo teniendo una sonrisa bobalicona todo el día. Y me encanta ver las caras de sorpresa y de felicidad de los demás al abrir los regalos. Es casi como un ritual. Y me gustaría no perder nunca esa ilusión.

La navidad este año ha sido triste, pero por suerte, el final me ha dejado buen sabor de boca. Lo malo viene ahora. Siempre estoy deseando la vuelta a la normalidad, que sería hoy. Sin embargo, aún no hay vuelta a la normalidad y no tengo (tenemos) ni idea de cuándo será. Toca seguir esperando. De momento, guardaré el árbol y los adornos navideños con la esperanza de ponerlos de nuevo dentro de once meses con la alegría de los años anteriores al 2020.

Así que volvamos a la rutina. Aunque esta nueva rutina no sea la que nos guste.

¿Y vosotros? ¿Qué tal se han portado los reyes? ¿Teníais ganas de que se acabasen estas (no) fiestas?

5 comentarios en “Adiós navidad

  1. ¡Buenos días querida amiga! 😘❤️ Me veo muchísimo en tus palabras, cuando llegó el momento de apagar las luces del árbol de Navidad pensé en los años antes del 2020, las fiestas me emocionan mucho como cuando era niña pero debido a la situación actual del año pasado, tenían un sabor agridulce.
    Me atrapó una mezcla de sentimientos encontrados, no podía esperar a que terminaran y al mismo tiempo, sentía tristeza.
    Mientras guardaba las decoraciones, miré el brillo de la purpurina con un deseo de esperanza para el futuro. ❤️

    Un abrazo muy fuerte lleno de cariño y un beso grande!!! 🥰😘🤗❤️

    Le gusta a 2 personas

  2. Conmigo los Reyes se han portado bien, ¡¡como me conocen!! 😉 a medias con Papá Noel, pero reconozco que esa taza con “no me hables hasta que me tome el café” me la pediré para mi cumple. Para mi la Navidad es un trámite, me duele decirlo así, pero es lo que siento. Este año familia bajo mínimos y mis hijos ya van por libre. Pero curiosamente el otro día me entretuve viendo un video con Navidades de hace años, cuando mis hij@s eran pequeños y tenían esa ilusión que mencionas. ¿Y sabes qué? me vi en esos videos, diferente y no por una cuestión física (qué también) sino porque vi en mi mirada una ilusión, que hoy no tengo. En resumen que si tenía ganas de volver a la rutina, pero eso no me hace muy feliz. Un abrazo y disculpa el tocho de comentario.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me encanta que hayas escrito un tocho (que no lo es). Pídete la taza para el cumple, que es genial… estos días hasta parece que me sabe mejor el café por las mañanas… jaja.
      Seguir manteniendo la ilusión y que se note en los ojos es maravilloso. Este año a mi hija ya ni le hacían ilusión los reyes, después de una nochebuena sin poder juntarse con todos (es su día favorito del año), así que me ha dado mucha pena. Espero que regrese la ilusión en las próximas navidades. Y también espero que la rutina vuelva a ser la rutina de hace más de un año, aunque me temo que eso llevará su tiempo.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s