14-F

Love Letters

Hoy es, supuestamente, un día de celebración. San Valentín. A mí no me produce especial ilusión y hace ya muchos años que he dejado de celebrarlo. No porque no tenga pareja con quien hacerlo, pero ya después de 25 años, hay que ser consecuente. Que el día de los enamorados quizá tenga su gracia al principio de una relación. El primer año quizá, o un par de ellos más, pero cuando te das cuenta de que no es más que una celebración con un fondo básicamente comercial, no tiene sentido. El amor hay que celebrarlo siempre (siempre que se quiera y se pueda), no un día por imposición. Así que no estoy yo muy por la labor de hacerle la pelota a Cupido.

A pesar de ello, este año, contra todo pronóstico y por llevar la contraria, le he hecho un pequeño obsequio a la persona que ocupa parte de mi corazón desde hace tanto tiempo. No he comprado ningún regalo (tampoco estoy para ir de compras, con el cierre perimetral y semiconfinada), pero aprovechando un pequeño proyecto de scrap y rebuscando viejas fotos en el ordenador, he hecho una pequeña cajita con unos álbumes dentro en los que he puesto alguna foto desde hace años hasta hoy. Ha sido divertido. Y, para rematar, he recibido un ramo de flores de la gasolinera, que nunca me había pasado… jajaja.

Un día atípico, desde luego. Y raro. Muy raro. Porque este día de celebración también se celebran las elecciones catalanas. Y ese es un tema que me pone de bastante mal humor. En Cataluña, hoy, si tienes el Covid y estás confinado en casa, no podrás juntarte con tu pareja o quien sea para celebrar el amor que os une, pero podrás ir a votar al colegio electoral. De traca. Los abuelos que llevan “castigados” en las residencias casi un año sin poder ver a sus familiares, hoy podrán salir a votar. Olé. De verdad que me pongo a pensar en ello y se me dispara la mala leche a límites insospechados. Se me acelera el pulso y me entran unas ganas locas de liarme a tortas con el primero que pase. Ah, no, que no puedo, que estoy en casa porque no puedo ir a ningún sitio por culpa del puñetero virus.

He intentado escribir. Algún relato o algún poema. Pero nada. La inspiración últimamente me tiene muy abandonada. Mi cabeza está en mil cosas y la mayoría no son buenas. No es mi mejor momento, la verdad. Y me duele, porque me apetece escribir. Tengo ganas de escribir. Me hace falta escribir. Pero no puedo. No soy capaz. Lo siento por los que le gustas leerme, aunque sea de vez en cuando. Me siento como si les defraudase. Pero ahora mismo no puedo forzar la maquinaria. Todo lo que sale de mis dedos aporreando el teclado es este cutre post de hoy. Por escribir, al menos algo. Aunque solo sea por quejarme.

Para contrarrestar un poco, y ya que no puedo concentrarme en escribir, he dedicado parte del día a un proyecto de scrap que tengo a medias y quiero terminar en breve. Perderme entre papeles bonitos, tijeras, pegamentos, me permite desconectar. Es, sin duda, una buena terapia. Y si, además, como es el caso, lo que estás haciendo te apasiona, es una gozada. Estoy utilizando una colección de papeles tan bonita que me tiene enamorada. Justo hoy, el día de los enamorados. Y, para más inri, la colección se llama “Leyendo colores”. ¿No os parece maravilloso? Quizá deba empezar a leer colores, para ver si luego también soy capaz de escribirlos.

Feliz San Valentín a todos.

2 comentarios en “14-F

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s