Yendo y viniendo

Follow me

Hoy no tenía pensado escribir. Porque, realmente, no tengo nada interesante que decir. Podría hablar de lo mismo de lo que hablan los informativos los últimos días, los disturbios en varias ciudades desde que ha entrado en prisión el rapero ese… pero, sinceramente, creo que no merece la pena. Además, no tengo ganas de cabrearme ni ponerme de mal humor. No me compensa. Prefiero, como ya he dicho hace unas semanas en otra entrada, vivir en la inopia. Así que yo a lo mío.

Como hoy he tenido un confinamiento más estricto de lo habitual, ya que debido a un intenso dolor que padezco desde que me he levantado esta mañana y que me impide caminar, he aprovechado para seguir con mi proyecto de scrap y para leer, ya que como mejor estoy es sentada. A última hora se me ha ocurrido encender el ordenador y entrar en WordPress, no para escribir una entrada, sino para leer otros blogs. Y entonces me he percatado de algo que me produce mucha curiosidad. Esta última semana he perdido tres seguidores. También es verdad que este último mes había ganado cuatro, pero igual que ganar un seguidor te alegra, perderlo entristece.

Obviamente este no es un blog de mucha audiencia. Más bien todo lo contrario. Cuando lo abrí no fue con intención de convertirme en una bloguera famosa ni de conseguir miles de seguidores. Sé que mis capacidades para ello son muy limitadas. Pero yo con mis pocos más de 200 seguidores estoy feliz (es mucho más de lo que me había imaginado). El fenómeno “seguidor” es algo que no alcanzo a comprender del todo. Sé que algunos han llegado porque ya me conocían, otros porque me leyeron antes en otros lugares de la red, otros porque llegaron de casualidad, les gustó y se quedaron… otros supongo que le dan al botón “seguir” sin pararse a mirar de qué va el blog, simplemente quieren ser correspondidos con otro seguidor. Entonces me asalta una duda: los que se han ido, ¿ha sido porque les aburría soberanamente este cutre-blog? ¿o porque yo no les he seguido a ellos?

Reconozco que no sigo a mucha gente ni muchos blogs. Digamos que soy de actividad bloguera un poco parca y no me gusta sentirme ¿bombardeada? por todas partes con infinidad de novedades que la gente publica diariamente o con asiduidad. Me gusta leer a la gente que sigo y, sinceramente, no me siento capaz de leer 300 blogs diariamente (ni tendría tiempo para hacerlo). Tampoco soy de seguir por seguir, ni de si tú me sigues yo te sigo. Cuando descubro un blog que me gusta, lo sigo. O no. Depende. Confieso que hace años, cuando descubrí el mundo de los blogs , allá por el 2008 0 2009, veía blogs diariamente (sobre todo de moda) pero no me hacía seguidora. Sólo entraba cuando me apetecía, independientemente de que hubiese actualizado. Rara que es una.

Cuando aparece un nuevo seguidor, procuro investigar quién es, supongo que como todos. Si tiene blog, entro, y si me gusta lo que veo, le sigo también. Y hay descubrimientos maravillosos. A veces hay seguidores a los que no puedo seguirle el rastro porque no tienen blog, así que no puedo corresponderles. Pero que conste que todo lo que sigo es porque me gusta, no por “trueque” de “followers”.

Así que esta tarde, al ver que algunos seguidores se habían ido, me he sentido un poco triste, y me pregunto cuál puede ser la razón. Pero, de todos modos, también pienso que si se han ido porque no les gusta lo que han visto, me parece fetén, porque eso significa que son gente sincera, como a mí me gusta. Y se me pasa el disgusto.

Ayer, sin ir más lejos, he visto que alguien había entrado a ver mi blog desde Vietnam y me ha entrado la risa floja preguntándome qué puede estar buscando alguien de Vietnam (otras veces son otros países inverosímiles) en un blog de una gallega… Doy por hecho que se ha equivocado. A saber qué estaría buscando, que el Google a veces es muy traicionero… jaja

Y hasta aquí mi reflexión absurda de hoy. ¿Vosotros habéis dejado de seguir gente? ¿cuál fue el motivo? ¿sois de los de seguir por corresponder o seguir porque os gusta? Contadme, contadme, que hoy estoy cotilla y creo que la noche va a ser larga…

7 comentarios en “Yendo y viniendo

  1. Pilar

    Yo en mi caso, no sigo a mucha gente, ya ves que tampoco público nada, solo tengo a unos pocos amigos, que son los importantes y así también sé que están bien, mediante sus publicaciones. No sé me dan bien las palabras…….
    Ya ves, Rosa que me extendiendo de más…… Pero tú sigue escribiendo aunque de vez en cuando, como tú dices, no tengas inspiración, yo sé que la
    encontrarás ………

    Le gusta a 1 persona

  2. Pues verás Rosa, yo comparto tu opinión, leo lo que me gusta, lo que me aporta. Y por eso te sigo a tí, por ejemplo. Pero no me importa los seguidores que tengo, ni se si alguien se me va. Si que dedico algunos ratos a la semana a leer los blogs, pero debo ser selectivo por falta de tiempo. Y procuro responder siempre a quiénes me comentan, porque para mi, más importante que los seguidores, o que los likes son los comentarios, por lo que aportan y porque el hecho de que alguien se haya tomado su tiempo en reflexionar sobre algo que he escrito, eso sinceramente me da un cierto subidón. Un abrazo desde más cerca que Vietnam 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s