Escritores por el mundo

Escritores por el mundo

Hoy el Facebook me ha recordado que hace dos años me llegó a casa un ejemplar del libro en el que aparece un microrrelato mío que escribí para un concurso. No gané, obviamente, pero mi microrrelato fue uno de los seleccionados para publicar una antología. Aquí lo comparto con vosotros.

EL RELOJ

Había comprado aquel enorme reloj de pared en un anticuario. Le había llamado poderosamente la atención. Lo había instalado en un lugar destacado de su salón y cada día le daba cuerda. Pero el maldito reloj se paraba siempre a las dos menos tres minutos. Cada día. Daba igual si tenía poca o mucha cuerda, si se la daba por la mañana o por la tarde, nunca llegaba a las dos. Las agujas se paraban y el reloj no volvía a funcionar hasta que manualmente le hacía cruzar aquella invisible frontera. Lo que él no sabía es que aquello era una premonición y que por más cuerda que le quisiese dar a su vida, se acabaría un día a las dos menos tres minutos.

Rosa Liñares

3 comentarios en “Escritores por el mundo

  1. Qué sugerente micro, amiga. Me hizo recordar el reloj despertador de mi madre que se paró justo a la hora que mi madre murió. Son ecos misteriosos de la vida y la muerte. De lo que somos y significa el tiempo. Me encantó leerte una vez más. Gracias. Felices Pascuas. Que pases un día lindo. Mi abrazo fuerte de primavera.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s