El paquete

Harley

Su pasión eran las motos, pero a ella le daban un poco de miedo. Cuando la conoció, lo primero que hizo fue invitarla a dar una vuelta con él en su moto. A ella le daba un poco de apuro, porque llevaba un vestido veraniego y no le parecía lo más apropiado, pero él insistió alegando que iría despacio, sintiendo nada más el aire como una caricia.

Para que se sintiese más segura, le recomendó que se abrazase a él y ella, como tenía miedo, así lo hizo. Lo abrazó con fuerza y él sintió una ola de placer al notar sus pechos en su espalda.

Aquel verano aprovechó cada encuentro casual (o no tanto) para llevarla de paquete. Ella solía llevar ropas finas y holgadas, y faldas y pantalones cortos, que dejaban sus muslos al aire, rozando sus caderas. Entre sus piernas y sus pechos, él se estaba volviendo loco.

Pero a medida que los paseos en moto fueron haciéndose más habituales, ella comenzó a vestirse más adaptada a la situación y sustituyó los vestidos por pantalones largos. Comenzó a cubrir su piel bajo ropas de motorista y dejó de abrazarse a él con miedo. Cada día iba más segura.

Comenzaron a acudir a todas las concentraciones y eventos moteros y antes de que se diese cuenta, ella se sacó el carnet de moto, se compró la suya propia y él dejó de sentir aquellos pechos en su espalda. Sin duda, para él aquello había sido un golpe mortal. Tendría que irse buscando otro paquete…

2 comentarios en “El paquete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s