Cuando quiere llorar

Dibujo niña con paraguas

                                                                                                            (Imagen de Pixabay)

Cuando quiere llorar, se esconde tras un libro abierto. Es fácil echarle la culpa del llanto a un malvado autor capaz de matar al protagonista con premeditación y alevosía.

Seguir leyendo “Cuando quiere llorar”

De raza

Retrato perro

                                                                                                      (Imagen de Pixabay) 

Ayer, una charla intranscendental con mi hija, me dio qué pensar. Una persona a la que conoce desde hace poco tiempo, al enterarse de que tenía perros, le preguntó de qué raza eran. Eso es lo primero que alguien te pregunta cuando tienes un perro… ¿de qué raza?

Seguir leyendo “De raza”

No celebración

Siempre pienso que algún año me olvidaré. Pero no. De momento no. Y van trece. Mal número si no crece.

Y no deja de sorprenderme ese empeño de mi cuerpo y de mi mente en somatizar de un modo tan notorio. Esta mañana, de camino al trabajo, sentí unos pinchazos en el vientre. En un primer momento, parecía un simple dolor de ovarios, fruto de la menstruación, pero no era el caso. Luego se pareció más a pequeñas contracciones. No fuertes contracciones, pero sí algo similar a las de Braxton Hicks. Me sentí un poco extrañada. Luego comprendí.

Y año tras año, el recuerdo sigue ahí. Intacto. Es una fecha señalada. Un día raro. Pero lo bueno es que ya no duele. Ahora incluso va acompañado de una pequeña sonrisa. Y de paz…

La llave de las palabras

Estrellas de colores

Hoy debería estar de celebración. Celebrando el cumpleaños de mi hija pequeña. Pero cuando das a luz a un bebé sin vida… ¿qué celebras? ¿la muerte? ¿la sinrazón? ¿la crueldad?

Ver la entrada original 436 palabras más

La casa de la esquina

Puerta tapiada

            (Imagen de M.H. en Pixabay)

El autobús se para en el mismo semáforo de siempre, ese cuyo color rojo permanece alumbrando mucho más tiempo del necesario y soportable. Es insufrible. Desde su asiento al lado de la ventanilla observa la casa abandonada de la esquina. Una edificación de dos plantas y una azotea cuya balaustrada se cae a trozos. La puerta de entrada y las ventanas del bajo tapiadas con ladrillos. Es la última moda para evitar que entren los okupas. En el barrio hay unas cuantas casas así, lo cual le resulta triste, recordando lo que fueron y pensando en lo que se han convertido.

Seguir leyendo “La casa de la esquina”