Apagar y volver a encender

Ordenador portátil

Ayer el aparato multifunción del trabajo dejó de funcionar. Me dejaba imprimir, pero no me dejaba escanear. Me peleé con él toda la mañana. Lo apagué y encendí cuarenta veces; también reinicié el ordenador, desenchufé y volví a enchufar todos los cables, cambié de puerto USB. Nada. C’est fini. Imposible escanear. Y tenía que enviar unos documentos por correo electrónico.

Seguir leyendo “Apagar y volver a encender”

Martes 13

Acabo de caer en la cuenta de que hoy es Martes 13. Casualmente, hace un rato estaba editando una nueva entrada y cuando busqué una imagen adecuada para el relato que había escrito, me encontré con una puerta con el número 13. ¿Casualidad? ¿O causalidad? He mirado la pantalla del ordenador, donde aparece la fecha y ahí estaba el número trece. Y alguien, al mismo tiempo, me dice que hoy es martes.

Seguir leyendo “Martes 13”

El punto débil

Gafas en el cielo

Todos tenemos nuestro punto débil. Y no me refiero en sentido figurado, sino literalmente. Algunas personas tienen su punto débil en el estómago, por ejemplo, y cada vez que algo le pasa, afecta a su esa parte de su cuerpo. Otros tienen problemas habituales con los oídos, o tienen jaquecas con frecuencia. A otros les duele la espalda o las rodillas. Mi punto débil es la vista.

Seguir leyendo “El punto débil”

Mini-vacaciones

Conejo de pascua

Hoy comienzan, para mí las mini-vacaciones de Semana Santa. Cuatro días para desconectar. Sin más pretensiones.

Otros años, a estas horas, estaría camino de La Rioja, a casa de mi familia putativa. Pero esta vez, por segundo año consecutivo, no es posible. Así que aquí estoy, tranquilamente, en mi casa, delante del ordenador y sin ganas de nada. El día tampoco acompaña al buen ánimo, porque ha amanecido nublado; uno de esos días grises y tristes que nos llevan a la melancolía. Nada que ver con las pasadas jornadas calurosas.

Seguir leyendo “Mini-vacaciones”