Mar en calma

Domingo en Santa Cristina

El pasado domingo disfruté de mi, posiblemente, último día de playa de este verano. Aunque quizá nos quede algún día soleado, las jornadas veraniegas de playa tocan a su fin. En un par de días entraremos en el otoño y ya nada será igual. Las mañanas y las noches son frescas. Y los días soleados invitan a tomar algo en una terraza, pero ya no a ponerse el bañador.

Seguir leyendo “Mar en calma”

Sepelio

Cripta

 

Este fin de semana he acudido a un sepelio un tanto particular y me ha hecho pensar mucho sobre la vida y la muerte. No me gusta mucho acudir a este tipo de actos religiosos. No me gustan los entierros ni funerales y procuro ir a los menos posibles, los imprescindibles. En este caso, fui por voluntad propia, pero no por el finado, sino por su familiar más allegado, al que conozco desde niña y aprecio mucho. Con el muerto no me relacionaba, exceptuando un simple saludo si nos cruzábamos por la calle. 

Seguir leyendo “Sepelio”

¡Por fin! A pesar del karma…

Gato en lavadora

Como ya sabéis, porque lo he comentado por aquí, el último mes y pico he estado buscando piso de estudiantes y ha sido una auténtica odisea. Precisamente hace un par de días Carlos (nuestro compañero blogueril Sabius) me preguntaba al respecto y justamente acababa de encontrar. Hoy hemos ido a firmar el contrato. Así que os hago partícipes de mi alegría, igual que otras veces me dedico a protestar. Yo aquí comparto lo bueno y lo malo.

Seguir leyendo “¡Por fin! A pesar del karma…”

Empezamos… — La llave de las palabras

Supongo que lo primero que debería hacer es presentarme. Me llamo Rosa. En mi día a día me dedico a hacer llaves. Aunque mi profesión, según mis estudios, sería la de diseñadora de moda. Si esto suena un tanto extraño, más lo puede ser que abra un blog dedicado, básicamente, a escribir. Pero ésa soy […]

Empezamos… — La llave de las palabras

Seguir leyendo “Empezamos… — La llave de las palabras”

Dos mundos

Margaritas rosas

Lo bueno y lo malo. Todo mezclado. Niños y ancianos. Caras llenas de ilusión, rostros de desesperación. La vida y la muerte se funden entre esas paredes salpimentadas con penas y alegrías. Un constante ir y venir. Gente con prisa, gente sin risa. Un tintineo de cucharillas de café repiquetea sin cesar, martilleando mi cabeza. Un runrún de conversaciones ajenas. El aire no llega. Me voy afuera.

Seguir leyendo “Dos mundos”